Cuando se opta por la formación online, una de las primeras dudas que se presentan es sobre los tipos de evaluación que vamos a poder aplicar.

Por lo general, a la mayoría de docentes que se ponen en contacto con nosotros para preguntarnos sobre este tema les preocupa cómo hacer un examen online y evitar que los alumnos copien o suplanten su identidad. 

Pero nuestra visión de la evaluación va más allá de los exámenes y te lo explicamos en este vídeo:

La evaluación en cursos online

La evaluación es una parte muy importante de cualquier tipo de curso formativo.

De hecho es fundamental en el proceso educativo y debe entenderse como una herramienta de aprendizaje más y no únicamente como una herramienta cuantitativa, porque sino nos estaríamos limitando enormemente.

Es fundamental para realizar un seguimiento del alumno y comprobar que está adquiriendo el aprendizaje que se le está proporcionando.

También es de gran utilidad para los propios alumnos, porque les ayuda a tomar conciencia sobre los puntos que deben trabajar más, les ayuda a aprender de los errores cometidos, pero también les hace conscientes del avance que están realizando.

Se puede convertir en una gran herramienta de motivación.

Cuando entendemos la evaluación de esta manera, la evaluación no se limita a la realización de exámenes y la preocupación de como realizar un examen online evitando que los alumnos copien.

La preocupación por el plagio o la suplantación de identidad desaparecen y entramos en una dinámica mucho más provechosa y efectiva tanto para el alumno como para el profesorado. 

En esta nueva dinámica la motivación y el compromiso crecen y contrariamente de lo que se piensa en ocasiones, la relación estudiante-alumno se refuerza.

Puede incluso a llegar a ser más estrecha que en el mundo presencial, ya que las herramientas digitales nos permiten hacer un seguimiento más exhaustivo del desempeño de los alumnos, detectar más fácilmente problemas y nos permite poner más foco en la solución.

Tipos de evaluación para cursos online

En los entornos digitales nos podemos encontrar con diversos tipos de evaluación

Autoevaluación

Uno de los instrumentos de evaluación más interesantes es, precisamente, la autoevaluación.

Consiste en proponer actividades o ejercicios online basados en casos prácticos sobre el tema de aprendizaje y a la vez los propios alumnos irán observando sus errores.

El papel del profesor será el de observar de cerca el progreso de cada estudiante para comprobar qué tipo de errores tiene o cuántas veces ha necesitado hacer el ejercicio.

Coevaluación

La evaluación o evaluación por pares también es un instrumento de evaluación muy interesante en la que son los propios estudiantes los que se evalúan los unos a los otros.

Un ejemplo es la denominada evaluación por pares, donde los alumnos siguiendo los criterios de evaluación establecidos por el profesor evalúan el trabajo de sus compañeros.

Esto les ayuda a tener una mayor comprensión de la materia trabajada, ya que para llevar cabo la actividad es necesario interiorizar esos criterios de evaluación. 

Si quieres profundizar en este tipo de evaluación te recomiendo que revises este artículo de nuestro otro blog «Edikeus»

Evaluación colaborativa o evaluación por pares

 

Aquí te explicamos más en profundidad este tipo de evaluación y te mostramos como llevarla a cabo dentro de la plataforma Moodle.

Para realizar este tipo de evaluación será necesario definir unos criterios de evaluación claros y específicos, trabajarlos con los alumnos en clase y asegurarnos de que estos lo han entendido.

Una herramienta de evaluación que te ayudará a definir estos criterios es la rúbrica de evaluación que trataremos más en profundidad en próximos artículos pero de las que puedes obtener más información en este otro artículo:

Evaluando competencias: rúbricas 

Actividades evaluables

Para muchos es uno de los mejores instrumentos de evaluación, porque ofrece la posibilidad de calibrar el aprendizaje de los alumnos, no solo en el aspecto técnico o teórico, sino también en la práctica.

Las tareas se proponen, se entregan y se corrigen en diferentes momentos del curso, de esta forma el alumno podrá recibir feedback de su profesor acerca de su progreso y de los errores que debe corregir.

Esta es una de las formas más eficaces para interiorizar lo aprendido y de acompañamiento en el proceso de aprendizaje. 

Exámenes 

Aunque no es el modelo de evaluación que más nos guste, ya que consideramos que no siempre es el que mejor mide los conocimientos del alumno, también es posible realizar exámenes en entornos digitales.

A través de herramientas de creación de tests se pueden realizar exámenes en los que es posible limitar el tiempo de realización o tiempo por pregunta e incluso integrar sistemas avanzados de detección de identidad.

Pero siempre nuestra recomendación es centrar nuestros esfuerzos en diseñar actividades de evaluación que supongan un seguimiento continuado del alumno, que requieran de utilizar la lógica, el pensamiento crítico, el razonamiento y la aplicación de conceptos.

Utilizando este tipo de actividades el problema de copiar se complica y en caso de que suceda será mucho más fácil de detectar.

Cada profesor o docente deberá elegir los tipos de evaluación que más se ajuste a sus necesidades, a las características de sus alumnos y al propósito del curso.

 

Si necesitas asesoramiento en tu proyecto

Solicita una sesión de asesoramiento personalizado

¡Comparte con los demás!

Regístrate para accedera la formación

You have Successfully Subscribed!