Las rúbricas son una de las herramientas más versátiles en la que nos podemos apoyar a la hora de realizar una evaluación online.

Describen o deberían describir un conjunto coherente de criterios para el trabajo de los estudiantes que incluye descripciones de niveles de calidad del trabajo realizado.

Son ideales para evaluar competencias justamente por esos dos aspectos principales que hemos nombrado y que es importante que tengas claro, pues son clave:

  • Conjunto coherente de criterios
  • Descripciones de niveles de desempeño para esos criterios

Nos ayudan a evaluar de forma bastante objetiva actividades que en principio son más cualitativas, abiertas e interpretativas como puede ser una exposición oral, la forma de realizar un trabajo concreto, preguntas abiertas, debates, redacciones…

En el siguiente vídeo te explicamos qué son, por qué son tan útiles, cómo se crean y dónde podemos utilizarlas.

Tipos de rúbricas

Las rúbricas generalmente se clasifican por dos aspectos diferentes de su composición; si tratan los criterios uno a la vez o juntos y por otra parte si la rúbrica es general y podría usarse con una familia de tareas similares o es específica de la tarea y solo se aplica a una evaluación.

Rúbricas analíticas 

Las rúbricas analíticas describen el trabajo en cada criterio por separado.

Para la mayoría de los propósitos de aulas, las rúbricas analíticas son las mejores. Centrarse en los criterios uno por uno es mejor para la instrucción y mejor para la evaluación formativa porque los estudiantes pueden ver qué aspectos de su trabajo necesitan qué tipo de atención.

  • Da información de diagnóstico al docente
  • Da retroalimentación formativa a los estudiantes.
  • Más fácil de vincular a la instrucción que las rúbricas holísticas.
  • Bueno para evaluación formativa; adaptable para evaluación sumativa si es necesario poner una nota general para calificar. Permite combinar las puntuaciones.

Rúbricas holísticas o globales

Las rúbricas holísticas describen el trabajo aplicando todos los criterios al mismo tiempo y permitiendo un juicio general sobre la calidad de trabajo. Usan criterios y descripciones de desempeño que generalizan.

Todas las tareas tienen que ser instancias del mismo resultado de aprendizaje, por ejemplo, escritura o resolución de problemas matemáticos.

Los criterios apuntan a aspectos del resultado del aprendizaje y no a características de una tarea específica (por ejemplo, las características de la lista de criterios de una buena resolución de problemas y no las características de la solución a un problema específico)

Las descripciones de rendimiento son generales, por lo que los estudiantes aprenden cualidades generales y no características aisladas y específicas de la tarea.

  • Se puede compartir con los estudiantes al comienzo de una tarea, para ayudarles a planificar y monitorear su propio trabajo.
  • Se puede usar con muchas tareas diferentes, enfocando a los estudiantes en el conocimiento y las habilidades que están desarrollando con el tiempo.
  • Permiten describir el desempeño del alumno en términos que permitan muchos caminos diferentes hacia el éxito.
  • Enfoca a los docentes en el desarrollo de las habilidades de aprendizaje de los estudiantes en lugar de completar la tarea.
  • No necesitan ser reescritas para cada tarea.

¿Por qué son importantes las rúbricas?

Las rúbricas son importantes porque aclaran a los estudiantes las cualidades que debe tener su trabajo. Les ayuda a entender el objetivo de aprendizaje y los criterios para el éxito.

Por eso podemos decir que las rúbricas ayudan a enseñar, a coordinar la enseñanza y la evaluación y ayudan a los estudiantes a aprender.

Las rúbricas ayudan a enseñar

Para escribir o seleccionar rúbricas, los docentes deben enfocarse en los criterios por los cuales se evaluará el aprendizaje. Este enfoque en lo que pretende que aprendan los estudiantes en lugar de lo que pretende enseñar en realidad ayuda a mejorar la enseñanza.

El enfoque común de «enseñar cosas» es claro en el contenido pero no tan claro en los resultados. Sin claridad sobre los resultados, es difícil saber cuánto de los diversos aspectos del contenido enseñar. Las rúbricas ayudan con la claridad del contenido y los resultados.

Las rúbricas realmente buenas ayudan a los docentes a evitar confundir la tarea o actividad con el objetivo de aprendizaje y, por lo tanto, que confundan la finalización de la tarea con el aprendizaje.  Ayudan a mantenerse enfocados en criterio, no en tareas.

El centrar las rúbricas en el aprendizaje y no en las tareas es el concepto más importante que debes tener en cuenta a la hora de crear rúbricas.

Las rúbricas ayudan a coordinar la enseñanza y la evaluación

La mayoría de rúbricas deben diseñarse para uso repetido, con el tiempo, en varias tareas. Los estudiantes reciben una rúbrica al comienzo de la unidad o lección.

Abordan el trabajo, reciben retroalimentación, practican, revisan o realizan otra tarea, continúan practicando y en última instancia reciben una calificación, todo utilizando la misma rúbrica como descripción de los criterios y los niveles de calidad que demostrarán el aprendizaje. Este camino hacia el aprendizaje es mucho más coherente que una serie de tareas con criterios relacionados pero diferentes.

Las rúbricas ayudan a los estudiantes a aprender

Los criterios y las descripciones de nivel de rendimiento en las rúbricas ayudan a los estudiantes a comprender cuál es el rendimiento deseado y cómo se ve.

Las rúbricas efectivas muestran a los estudiantes en qué medida su trabajo supera a cada criterio de importancia y si se usan formativamente, también pueden mostrar a los estudiantes cuáles deberían ser sus próximos pasos para mejorar la calidad de su trabajo.

Ejemplo de uso de Rúbricas para preguntas abiertas

Un ejemplo de utilización de rúbricas es para evaluar preguntas abiertas. Preguntas que permiten a los alumnos poner la información en sus propias palabras. Por lo tanto, evalúan la comprensión de un tema en lugar de cuanto han memorizado.

Este tipo de actividades pueden ser;

Demostraciones

Donde  los estudiantes deben usar sus conocimientos, habilidades y experiencia para evaluar la pregunta abierta y luego poner la información en sus propias palabras. Esta es una gran prueba para determinar si han asimilado el conocimiento y conseguir una mayor comprensión de los conceptos clave.

Síntesis de la información

Cuando los alumnos tienen que utilizar la información de forma creativa para demostrar que entienden los conceptos trabajados. Tiene que aplicar lo aprendido en un contexto diferente, lo cual requiere de un gran nivel de comprensión.

Análisis

En este caso el alumnado tiene que evaluar la información y diseccionar los conceptos e ideas clave. Por ejemplo cuando los alumnos tienen que leer un texto y analizarlo destacando detalles clave y creando un resumen. Esto también puede implicar la agrupación de conceptos similares para encontrar la relación entre ellos.

Practicas de conocimiento.

Cuando se plantea un problema al alumnado y estos tienen que poner en práctica todos los conceptos y habilidades aprendidos para llegar a sus propias conclusiones y superar el obstáculo.

Desafortunadamente, calificar este tipo de ejercicios abiertos puede ser un poco complicado, ya que las respuestas tienden a ser diversas.

Cala alumno en línea tiene una perspectiva única y un enfoque de resolución de problemas, que produce respuestas únicas.

¿Cómo debemos afrontar la elaboración de una rúbrica en estos casos?

 

1. Haz coincidir cada pregunta o actividad abierta con un objetivo de aprendizaje.

Una rúbrica para actividades abiertas que sea efectiva depende de actividades abiertas efectivas.

Deberás empezar definiendo bien el objetivo de aprendizaje y el resultado deseado. Cada pregunta debería tener un único objetivo de aprendizaje como punto focal. De lo contrario, el alumnado no sabrá qué respuesta se está buscando o cómo resumir sus ideas.

Esto te permitirá crear una rúbrica que mida el nivel de dominio del conocimiento y competencia.

2. Crea una respuesta de muestra.

Crear una respuesta de muestra a modo de plantilla para tu rúbrica puede resultar de gran utilidad.

La idea es escribir la respuesta perfecta que estás buscando. Asegúrate de destacar todos los puntos principales que los alumnos deben saber, como los elemento clave. No esperes que coincidan con tu respuesta palabra por palabra, ya que siempre hay margen de error. Tu ejemplo es simplemente una herramienta para usar mientras desarrollas los criterios de calificación.

3. Divide la respuesta en secciones.

Analiza bien tu respuesta ideal, considera tus objetivos de aprendizaje y después divide la respuesta en secciones, rasgos o características que busques. Por ejemplo, que la respuesta deba incluir ciertas palabras clave, llegar a ciertas conclusiones…

4. Asigna valores de puntos para cada sección.

Realiza una lista de características o secciones y asigna un valor a cada una, por ejemplo; si aplica el concepto X 5 puntos, si aplica el concepto Y10 puntos.

Es importante que establezcas criterios que estén alineados y apoyen al objetivo principal de aprendizaje.

5. Haz partícipe a los alumnos de los criterios de evaluación.

Ser totalmente transparente sobre la forma de calificación, como hemos estado viendo durante todo el artículo, es algo positivo que va a favorecer el aprendizaje.

Explica cuales son los requisitos, que estás buscando en tus respuestas.

 

6. Utiliza los comentarios para mejorar las rúbricas para preguntas abiertas.

Las rúbricas pueden y deben evolucionar con el tiempo y te puedes ayudar de los alumnos. Después de cada evaluación puedes hacer una encuesta o comentar directamente con los propios alumnos como ha funcionado y detectar áreas problemáticas. 

 

Herramientas para creación de rúbricas

ForAllRubrics

Un generado de rúbricas muy potente para profesores. Los profesores pueden introducir su lista de clases, importar rúbricas en el sistema, usar una de las muchas rúbricas gratuitas o crear las suyas propias, listas de verificación o distintivos.

Rubistar

Tiene una interfaz nada atractiva y un poco anticuada pero es un generador muy simple que permite a los docentes crear rúbricas para cualquier cantidad de áreas de conocimiento con cualquier número de criterios. Tiene muchísimas rúbricas en línea ya preparadas (aunque nuestra recomendación es siempre crear las tuyas propias). Su uso es rápido y simple.

Online Rubric

Se trata de una extensión de Google para hojas de cálculo que ayuda a calificar las rúbricas y a enviar comentarios a los estudiantes de manera fácil. Permite importar direcciones de coreo electrónico, configurar tu rúbrica en una hoja de cálculo, ingresar rápidamente los niveles de puntuación y luego enviar las calificaciones por correo electrónico a los estudiantes.

OrangeSlide:Rubric

Se trata de un complemento de documentos de Google que tiene una versión para profesores y otra para estudiantes. Esta extensión guía a través del proceso de creación de la rúbrica, lo que permite seleccionar categorías creadas previamente o crear las tuyas propias. Además permite al profesorado calificar de forma simple y visual el trabajo de un estudiante y añadirle la puntuación final para el trabajo. El profesor puede luego difundir a través de Google Classroom

Rúbricas en LMS

Muchos gestores de aprendizaje como puede ser Moodle incluyen herramientas que nos permiten crear y utilizar rúbricas. En este vídeo te explicamos como utilizar las rúbricas con Moodle:

 

Si necesitas asesoramiento en tu proyecto

Solicita una sesión de asesoramiento personalizado

¡Comparte con los demás!

Regístrate para accedera la formación

You have Successfully Subscribed!